¡Haz de la meriendas un éxito!

Si bien se trata de un refrigerio para el recreo escolar o bien se trata del almuerzo para el campamento vacacional, nada les emociona tanto a los niños como una merienda deliciosa con un empaque atractivo. Así que por qué no, complacerlos y darles lo que les gusta con los nutrientes que necesitan. Prepara las meriendas con un toque de sabor. Si las meriendas terminan por dejar huella, ¡deja que Ace lo solucione!
Si bien se trata de un refrigerio para el recreo escolar o bien se trata del almuerzo para el campamento vacacional, nada les emociona tanto a los niños como una merienda deliciosa con un empaque atractivo. Así que por qué no, complacerlos y darles lo que les gusta con los nutrientes que necesitan. Prepara las meriendas con un toque de sabor. Si las meriendas terminan por dejar huella, ¡deja que Ace lo solucione!
1. Muy lindo
La naturaleza tiene una manera increíble de empacar ella misma cosas deliciosas, por ejemplo, las mandarinas. Una gran fuente de vitamina C que tal vez tus hijos sí aceptarán, a pesar de su desarrollado radar anti frutas. ¡Los pequeños diablitos, no la verán venir! Puedes añadirle ojos a las uvas con la técnica del glaseado, o puedes hacer que una pera tenga personalidad.
2. Una manera de regatear
Un bote de pasta de garbanzos es el remedio perfecto para acabar con el hambre a la hora del almuerzo. Además una manera genial de hacerles comer vegetales es incluir algunos palitos de zanahoria y apio para comerse la pasta de garbanzos. Puedes ponerles una porción extra para sus amigos también, porque ya sabemos que el que parte y comparte se lleva siempre la mejor parte.

Haz que los niños salgan a jugar

3. Háblales con dulzura
No se puede negar que la mayoría de los niños tienen debilidad por los dulces. Así que por qué no darles golosinas, pero de una manera distinta. Por ejemplo, algunos gusanitos de gelatina o gomitas azucaradas alrededor de una manzana. Mientras estás preparándolo, no te olvides de incluir su cepillo de dientes y su pasta dental.
4. Comida colorida
A los niños les encanta el yogurt. Puedes hacerlo aún más interesante al incluirlo en preparación de las meriendas si usas algún colorante natural. ¡Es verdad que se les queda la lengua de color por un rato...!
5. Mensajes en la merienda
¿Qué tal ponerle un mensajito escrito por mamá? Seguro que le sacas una sonrisa con unas lindas palabras. Eso sí, tienes que ser creativa, escríbele una broma en el empaque del jugo, un verso en la piel de las frutas o dibújale un retrato en el postre. Si estas ideas acaban por tener un efecto visible en su ropa, no te preocupes ¡Ace lo hace!